2 dic. 2016

Andy McCoy, publica single navideño.



Que no estaba muerto, que estaba de parranda. Andy McCoy publica single navideño con la aparición estelar de Ville Valo (HIM). 


Primer single de Jo Dog and The Desperados




Bam, Steve James, Jo Almeida, componentes de los Dogs D'amour, ya tienen en marcha el primer single de su nuevo proyecto Jo Dog And The Desperados, "Preacher's blues".



28 oct. 2016

“From N.Y. with Love” Brijitte West and the Desperate Hopefuls.


N.Y. Loose formó parte de la última gran oleada de bandas de rock, la de los años 90. “Year of the rat” (1996) pudo ser la gran oportunidad de la banda para asentarse y cimentar una larga carrera. Un trabajo repleto de punk, rock’n’ roll y toques pop, con grandes temas. Pero la desidia de managers, de la disquera y los excesos y adicciones de varios de sus componentes, quebraron al grupo, que se separó a finales de los 90.

Brijitte West siempre fue el alma de la banda y así, en 2007 aparece en el mercado una recopilación de rarezas y temas inéditos, “Born to loose”. Que sirvió para realizar una gira con una nueva formación, donde destaca la presencia de Rich Jones (The Black Halos, Michael Monroe), pero tras finalizar la gira de presentación, la banda se disuelve de nuevo.

En 2010 volvemos a tener noticias de la cantante, con su nuevo proyecto: Brijitte West and the Desperate Hopefuls. Que editan un trabajo con muy poca repercusión. Y ya en este 2016, Brijitte vuelve a sentir la llamada y organiza una campaña de mecenazgo para poder cubrir los gastos de la grabación y edición de este “From N.Y. with love”. Bendito este sistema de financiación, que está permitiendo a muchos artistas seguir produciendo música.

En resultado no defrauda. Brijitte de nuevo factura canciones frescas y adictivas. Las bases guitarreras y el contrapunto de su dulce voz, siguen siendo la marca de la casa. El disco entra muy bien, a la primera escucha el oyente mueve los pies. Una producción clara y unas luminosas melodías que envuelven las once canciones tienen la culpa. Estilísticamente hablando la receta sigue siendo la misma. Mezclas un poco de punk, un poco de pop, algo de rock clásico, lo agitas con una buena dosis de personalidad propia y honestidad, y voilà, ya tienes un fantástico disco de rock’n’roll. Tenemos temas con punch guitarrero como “Close to defeat”, “Done it proud” o la rockanrolera “Typical drunken loser”, intensos medios tiempos como “Permanent ink”, otros más suaves como “Lie to me” que podría petarlo sin problemas en la radio, al igual que la más comercial (en el buen sentido) “Don’t wait for tomorrow” y si el riff principal de “We didn’t make it” lo tocamos con una acústica, podría pasar por un tema de aires folk, pero en manos de West y su banda es robusto y rockero.


Todas las canciones están construidas con esmero y los arreglos son sencillos y directos. Las letras son pequeñas historias un tanto agridulces pero con un poso de esperanza, con luz al final del camino. Ahora tendremos que esperar a comprobar si este trabajo despierta el suficiente interés cómo para hacer una gira en condiciones. Con Europa incluida, por supuesto.

24 sept. 2016

Waterphone: el instrumento del terror y el miedo.



Con otros instrumentos más populares, cómo la guitarra, el piano o el violín, al escucharlos nos viene instantáneamente a la cabeza su imagen. Con el waterphono es prácticamente imposible hacer esta asociación, salvo para los ya iniciados. Pero lo sorprendente es que una vez que lo vemos tocar, reconocemos sin lugar a dudas su sonido. Lo hemos escuchado  millones de veces en el cine, la televisión y en grabaciones de todo tipo. Y siempre cuando se quiere destacar una atmósfera inquietante o misteriosa o incluir algún elemento de suspense o miedo.

Este instrumento fue inventado por Richard Waters a finales de los años 60. Según su propio inventor, los inspiradores para su creación fueron el tambor de agua tibetano, la kalimba africana y el violín de uñas creado por Johan Wilde en 1780. Básicamente el waterphono consta de tres partes. Primero un recipiente de acero inoxidable con agua en su interior que hace las funciones de caja resonadora. Después un cuello cilíndrico de cobre, por el que asir al instrumento y después unas varillas soldadas alrededor del todo el diámetro de la base, las cuales se golpean o friccionan para producir el sonido. Se puede tocar con mazas o con arco. Su sonido es etéreo y vibrante y se puede modificar según se incline el instrumento variando la posición del agua dentro de su cuerpo.


Richard Waters, con sus creaciones

El waterphone carece de escalas musicales convencionales aunque según su creador, dispone de “una división de micro escala tonal en dos diatónicas, una ascendente y otra descendente”. Sea lo que sea lo que esto signifique, en principio no se puede tocar una melodía convencional con el waterphone pero si que se puede utilizar para componer música. Pero su uso más eficaz es para representar atmósferas irracionales y sonidos extraños. Para mostrar lo desconocido, sensaciones psíquicas, efectos fantasmales o sonidos de otros mundos. Por ello su éxito en el cine y la televisión. Se ha utilizado en Star Treck, en películas cómo “La invasión de los ultracuerpos” (1978), “Matrix” (1999), “El Tigre y el Dragón” (2000) o en series de televisión como “24” o “El mentalista”. Sin embargo, es ampliamente utilizado en la música contemporánea de corte más vanguardista e incluso la Orquesta Filarmónica de Nueva York ha hecho uso de él. Miles Davis también experimentó con el waterphone y dentro del rock, Aerosmith lo han utilizado y el iconoclasta Tom Waits es un fan declarado del instrumento.

Aunque existen imitaciones, el auténtico waterphone es el realizado por su creador, Richard Waters. Quien elaboraba artesanalmente cada uno de ellos hasta que en 2014 Brooks Hubbar, le sustituyó como constructor oficial del instrumento.

Pero démosle al play y dejémonos llevar por su excitante sonido.


Más info aquí: http://www.waterphone.com/




11 sept. 2016

“Héroes del Blues, el Jazz y el Country de R. Crumb” Robert Crumb.


No es ningún secreto la tremenda afición por la música de los años 20 y 30 del maestro Crumb. Tanto en su trabajo gráfico, donde ha desarrollado historias relacionadas con Jelly Roll Norton o el Delta Blues, cómo por formar parte de una banda que revisita el legado de estos pioneros de la música popular.

En 1980 Crumb comenzó a dibujar cromos con la estampa de músicos clásicos del sello Yazoo Records. Este proyecto inicial que incluía treinta de ellos se fue ampliando poco a poco, hasta sobrepasar los más de doscientos que se incluyen en este volumen. Crumb quiso homenajear a esos artistas pioneros y desconocidos, pero también hay sitio para algunos retratos más conocidos como los de Louis Armstrong, Carter Family, Jimmy Rodgers o Son House. La base de las ilustraciones fueron fotografías de la época, muchas de ellas dificilísimas de encontrar. El libro incluye también una pequeña semblanza de cada uno de sus protagonistas y un CD que recopila dieciocho temas de los artistas incluidos. Una verdadera guía de los pioneros del blues, jazz y country cuyo visionado y  lectura es una delicia absoluta.  






16 jun. 2016

El síndrome de G.A.S

-   
 - ¿Esta es una guitarra nueva?
- ¡Oh, no cariño! ¡Esta tiene casi veinticinco años!

Corría el año 1996 cuando Walter Becker en una columna de opinión para la revista “Guitar Player” acuñó el nombre de este síndrome. G.A.S. son las siglas de “Guitar Acquisition Syndrome” o en castellano, “Síndrome de Adquisición de Guitarra”. El término caló rápido entre los guitarristas, después entre otros instrumentistas (bateristas, bajistas, etc.) y finalmente se popularizó entre otros gremios (fotógrafos, por ejemplo). Incluso se amplió el término al más general y más acertado de “Gear Acquisition Syndrome” o “Síndrome de Adquisición de Equipo”. En el caso de los músicos, de la adquisición compulsiva de un tipo de instrumento se pasa a la de amplificadores, pedales, micros, mesas de mezclas, monitores, compresores, etc. El G.A.S también se asocia a la manipulación y alteración obsesiva del equipo adquirido, con cambios de piezas y mejoras continuas, sin ton ni son.

A lo largo de todo este texto, me referiré al “Sindrome de Adquisición de Equipo” en general y como ejemplos, utilizaré el G.A.S que aqueja a los guitarristas. Ya que es el que personalmente conozco más. Pero es indudable que se puede extrapolar a otras muchas actividades, y casi a cualquier afición. Conozco personas que han invertido seis mil euros en su bicicleta y aun quieren cambiar alguna pieza por otra de mayor calidad. Aunque de largo, los más gaseados con diferencia son los guitarristas. Todo un caso aparte.

El Síndrome de Adquisición de Equipo se manifiesta en ataques de ansiedad temporales por la compra de equipamiento. En un nivel superior lleva a la compra compulsiva de todo tipo de aparatos de forma crónica. Los casos más graves vienen acompañados de sudoración, nerviosismo, irritabilidad, ansiedad, dolor de cabeza, insomnio o episodios esquizofrénicos, en los que la víctima del síndrome, elucubra de forma descontrolada sobre la justificación de la necesidad de otra compra o la forma en la que va a financiarla. El G.A.S se relaciona con un trastorno obsesivo-compulsivo.


El G.A.S. no se refiere al coleccionismo, ni tampoco a casos en los que pueda estar justificado. Un coleccionista que tiene cien guitarras, disfruta de su posesión. También existen profesionales que necesiten tener a disposición numeroso y variado equipo: un estudio de grabación, un músico de sesión. Sin embargo, hay muchos profesionales que padecen G.A.S. Joe Bonamassa tiene una colección de cuatrocientas guitarras. Eric Clapton superó las mil guitarras y otros, cómo Keith Richards o Slash, disponen de doscientas en su colección. En mi entorno personal, conozco el caso de un aficionado que llegó a poseer treinta guitarras. Vivía con su pareja en un piso de 60 metros cuadrados y debido a su trabajo, sólo podía tocar la guitarra los fines de semana. 

La persona aquejada de G.A.S. apenas nota el comienzo de su ataque. Basta un simple vistazo a un escaparate, ver una pieza en manos de alguien y poco a poco la idea de la necesidad se instala en su ser. Sin darse cuenta ya tiene un deseo incontrolable. Mira, rebusca, compara y poco después aparecen palpitaciones, ansiedad y nerviosismo. Calcula frenéticamente de dónde va a sacar el dinero y las mil y una razones por las que “necesita” esa compra. Es un estado de agitación al que le suceden espacios de calma. Tras la tempestad viene una temporada de paz  hasta que vuelve a producirse una crisis. Pero lo terrible no es eso. Lo más terrible es la insatisfacción, la ausencia de disfrute. Porque al poco de adquirir la pieza, siente que en el fondo no le llena y la satisfacción desaparece.

También es indiferente el nivel adquisitivo del afectado. Siempre gastará por encima de sus posibilidades. Tanto si son instrumentos caros o baratos. El mercado está lleno de opciones para todos los bolsillos. Series baratas, medias y altas, material de segunda mano, luthiers, etc. Además siempre está el “tunning”. Una nueva pastilla, una nueva cejuela, potenciómetros diferentes. Hay quién según se compra la guitarra comienza con las sucesivas modificaciones hasta dejara irreconocible.

Se considera G.A.S. no solo cuando se ha acumulado un equipamiento excesivo para su uso, sino también la frecuencia en su compra, la frecuencia en su cambio o incluso en su modificación. Si compras dos guitarras al año, cambias las que tienes cada mes o las modificas semanalmente, puedes tener G.A.S.

The Edge necesita todo esto para hacer sonar su guitarra.


Y Slash usa todo esto para tocar "Wellcome to the jungle".

Además de los problemas relacionados con sus síntomas (ansiedad, irritabilidad, insomnio, etc.) puede generar algunos más, por ejemplo, los relativos al:

Dinero. Un equipo de calidad no es barato, y cuanto más acumulemos más necesitaremos invertir. Las compras irracionales merman seriamente nuestra economía.

Uso y mantenimiento. Todos los equipos y especialmente los instrumentos, han sido creados para utilizarse. Si una guitarra no se toca, irá perdiendo facultades. Además es necesario hacer un mantenimiento periódico y atender las posibles averías o desperfectos. Prince, en su estudio casero, disponía de personal que se ocupaba de que todo estuviera listo para cuando el llegara. Keith Richards tiene un técnico que antes de cada concierto le cambia las cuerdas de todas las guitarras. ¿Está eso al alcance de todos?

Espacio. Es necesario disponer de un sitio adecuado y amplio tanto para utilizar el equipo cómo para almacenarlo. No todos pueden habilitarse una sala de ensayo con las guitarras, amplis, pedales, equipo para grabar  y demás cachivaches necesarios.

Convivencia. Los conflictos que pueden generar con los seres queridos, parejas y amistades, pueden ser importantes. Compartir casa con tu pareja, sus treinta guitarras, cinco amplificadores y docenas de aparatos más en un piso de sesenta metros cuadrados, no es tarea fácil.


George Harrison con su famosa Gretsch Duo Jet, que tras pasar veinte años sin usarse se le pudrió toda la circuitería.

Normalmente el G.A.S. se produce en profesiones artísticas o creativas y las causas pueden ser muy diversas. Puede que la más importante sea la predisposición psicológica de la persona. Desde intentar ocultar miedos e inseguridades a la existencia de trastornos más severos como el maníaco compulsivo. Si no hay un terreno adecuado, es muy difícil que germine el síndrome. Por otra parte, no es raro entre los artistas la existencia de trastornos bipolares. Fases depresivas alternadas con fases de gran euforia. Estas últimas pueden incidir negativamente en el desarrollo del G.A.S. También pueden existir, en casos más extremos,  trastornos de personalidad múltiple  o desdoblamientos. Te pillas una guitarra cómo la Eddie Van Halen porque crees ser él.

Otras causa puede ser  el desequilibro del equipo cómo una herramienta.  Es decir, si queremos obtener diferentes resultados, debemos tener un equipo que abarque un amplio abanico de posibilidades. Siguiendo con el ejemplo de las guitarras, podemos necesitar una eléctrica, una acústica y una española. Y dentro de cada tipo, modelo o marca, ninguna suena igual. Relacionado con esto está la obsesión por obtener un resultado concreto. Si queremos un sonido parecido al de Jimi Hendrix, necesitaremos un equipo parecido al suyo.  Una Stratocaster, unos cuantos amplis de válvulas, un wha-wha, un octavador, etc. Pero si además, en la siguiente canción queremos sonar cómo Keith Richards y en la siguiente cómo David Gilmour, necesitaremos guitarras y equipo diferentes. 

Hendrix, uno de los guitarristas con el sonido más reconocible de la historia del rock, utilizaba un equipo bastante escueto.

El diverso uso que le vayamos a dar, también influye. Si nos vamos a la playa, no utilizaremos una guitarra vintage de 1950, sino una de batalla. Si vamos a dar un bolo de cuatro horas de duración, nos procuraremos una guitarra que pese poco. Si viajamos, necesitamos una pequeña.

El propio proceso de aprendizaje también puede ser una causa. Aprender técnicas nuevas supone avanzar en unos momentos y estancarse en otros. La frustración nacida de los momentos de estancamiento puede derivar en la convicción de que lo que necesitamos para salir de él es un equipo diferente que nos ayudará a superarlo. Por ejemplo, una guitarra de cuerdas más blandas u otra con un sonido más poderoso.

No cabe duda de que el consumismo tiene su influencia. Esa gran enfermedad del mundo moderno, que nos hace creer que comprando llegaremos a ser más felices y mejores.


No hemos de olvidar la estética. Los instrumentos en general son objetos bellos. Hay coleccionistas que los compran sólo por placer estético, sin saber tocar una sola nota, o en todo caso, sólo unos pocos acordes. Un ejemplo muy claro de la estética son las guitarras del luthier británico de ascendencia lituana Tony Zemaitis. Ron Wood en una aparición televisiva con The Faces hizo popular sus modelos, cuya característica principal es el revestimiento de metal de la guitarra con una ornamentación muy recargada y espectacular. Desde su muerte en 2002 su familia sigue con el negocio, con base en Tokio. 

Guitarra Zemaitis.

También hemos de mencionar el material con el que están construidos. Por ejemplo las guitarras y otros instrumentos de madera. La madera es un material vivo, en constante cambio. Además es casi imposible generar los mismos resultados con ella, ninguna guitarra suena igual que otra. Da igual que la procedencia de los materiales y el proceso de fabricación sean idénticos. Y no solo eso, sino que además con el paso del tiempo va mutando y su sonoridad cambia. Por eso hay instrumentos de cientos de años de antigüedad que se valoran en cifras astronómicas.

Para minimizar los efectos del G.A.S. es habitual utilizar el anacronismo G.I.G.O. Que significa "Guitar In, Guitar Out" ("Guitarra dentro, guitarra fuera") y consiste en que si adquirimos una nueva guitarra, a la vez vendamos una. Manteniendo así un número constante y a ser posible razonable de instrumentos. Además nos ayuda con la siempre problemática financiación.

Otro posible remedio es tocar. Simplemente tocar. Nos gustan los instrumentos porque adoramos tocar, ¿no es así? Pues no malgastemos tiempo recorriendo miles de escaparates y páginas y disfrutemos de la música. Tocar mucho además nos ayudará a espantar otro fantasma del G.A.S. Si logramos encontrar nuestro propio sonido, nuestra propia personalidad tocando, y eso sólo se consigue ensayando millones de horas, no necesitaremos invertir en el equipo necesario para sonar unas veces cómo Robert Fripp, otras cómo Stevie Ray Vaughan y otras cómo Jimmy Page. Sonando a nosotros mismos no necesitamos tomar prestado el sonido de nadie. Por muy legendario que sea.




Evidentemente, reflexionar sobre los problemas de dinero, espacio, convivencia, etc., que nos puede llevar el G.A.S. nos ayudará a ponerle freno. Además nunca hay que perder la perspectiva. Los instrumentos son eso, instrumentos. Son herramientas para un fin. Dicho fin no puede ser el objeto en sí. Con ellos hacemos música, arte o lo que fuera. Y los resultados de ese arte dependen de la habilidad y el talento. ¿Acaso no hay discos que suenan horriblemente mal pero son obras maestras? ¿Acaso no hay personas que con un boli y un papel hacer maravillas de cuadros? No perdamos la perspectiva.

Si seleccionamos bien nuestro equipo, con cuatro o cinco guitarras, un par de amplis y cinco o seis pedales de efectos, tenemos más que de sobra para interpretar un amplio abanico de sonidos. Si le sumamos algo muy específico cómo un dobro o una cigar box o una mandolina y alguna chuchería más, cómo un ukelele. Tenemos más que de sobra, incluso alguien dirá que ya estamos gaseados, y podremos tocar blues, rock, heavy, country, jazz, soul, folk e incluso la balalaika. Si es que dominamos todos esos palos, claro.

8 jun. 2016

Redd Kross edita material inédito.


Redd Kross acaba de lanzar al Mercado una edición limitada de 500 copias en vinilo de grabaciones realizadas entre1983 y 2007, recopiladas del archivo personal de Jeff McDonald

Para adquirirlo, pinchar aquí. 

Cara 1
1. Insatiable Kind
2. Motorboat
3. Pop Show
4.Take it Home
5. That Girl
6. It's a scream

Side 2
1. Switchblade Sister
2. Puss n Boots
3. Don't take your baby downtown
4. Moon Sun
5. Starlust
6. Born to love you

6 jun. 2016

Mike Farris, gira Española 2016.


Mike Farris ya está en nuestro país. El concierto de Screamin' Cheetah Wheelies en el Azkena fue uno de los mejores que he podido ver en la vida. Y en su última gira, de cuatro o cinco años atrás, fue otra pasada auténtica. Lo de este hombre es irreal.

Aquí podéis leer una entrevista reciente y para los más despistados corto pego una nota de prensa de la productora:

Mike, en su primera gira por España con la Roseland Rhythm Revue al completo desde 2010, con siete músicos en escena, vendrá a presentar su disco "Shine for all the people" (2015) y ganó un Grammy como Mejor Álbum de Raíces Gospel. Éste marca el final de una era, ya que Mike se encuentra en proceso de composición de nuevo material que, como demostrará en estos conciertos, le devuelven a sonidos más cercanos al rock. Presentará un show eléctrico bautizado como "An evening with Mike Farris and The Roseland Rhythm Revue", donde interpretará junto a su banda dos sets diferentes de 70 minutos cada uno, con descanso de 20 minutos entre ellos, como los grandes espectáculos teatrales americanos, haciendo un repaso a su carrera incluyendo música de sus 3 discos en solitario, con temas en acústico, canciones de sus anteriores bandas, incluyendo el recuerdo a los inmortales Screamin' Cheetah Wheelies, y algunas versiones pontentisimas de clásicos del Rhythm and Blues, donde Mike se meterá en los zapatos de titanes como Sam Cooke, Otis Redding o Joe Cocker, recorriendo el legado del soul, la música afroamericana y el rhythm & blues, de la Motown a Memphis pasando por Muscle Shoals. Nada que su prodigiosa garganta no pueda llevar a un nivel de emoción infinito. Promete ser una velada histórica, inolvidable e irrepetible.

2 jun. 2016

Punky Meadows, “Fallen Angel” (2016)


Conocido por ser guitarrista de la banda glam Angel desde 1975 a 1980, Punky Meadows siempre ha destacado dentro de la escena glam. Tanto es así que recibió ofertas para tocar con New York Dolls, Kiss y Aerosmith, las cuales rechazó. Tras la disolución de Angel, Punky se retiró de la música y durante años regentó una clínica de bronceado en Oakton, Virginia.

Según las propias palabras de Punky, encontró la pasión necesaria para volver a la música a través de su amigo íntimo, Danny Farrow Anniello. Ambos escribieron las quince canciones que componen el álbum. En la banda que acompaña a Punky en esta nueva aventura se ecuentra su ex-compañero en Angel, Felix Robinson (bajo), Chandler Mogel (voz), Bob Pantella (batería) y Charlie Cav (teclados).

Además de la edición normal en cedé, existe una edición especial que incluye una púa de regalo y dos temas grabados junto al cantante de Angel, Frank Dimino. Ambas disponibles a través de Main Man Records. Según publicó Punky a través de su Facebook, esta primera edición especial se agotó tan rápido que ya están trabajando para editar otra lo antes posible.


Fallen Angel” es un disco de hard rock-glam de la vieja escuela. Facturado con mucha solvencia, tanto en composición, sonido cómo interpretación. La producción tiene un toque dulzón y glam y encontramos buenas melodías, bases de teclados, riffs vacilones, apoyos de guitarras acústicas y una atmósfera lúdica en todo el minutaje. Hay canciones que se te quedan a la primera, cómo “Searching”, guitarras más fuertes cómo en “Loaded gun” y también temas románticos cómo “Lost and lonley”. Quizá quince canciones sean excesivas pero es un trabajo rebosante de buenas vibraciones y muy apetecible de escuchar. Sobre todo para los fanáticos del glam hard-rock de décadas pretéritas. Buen retorno, Punky.


1 jun. 2016

The Nymphs, el regreso.


The Nymphs fue una de esas anomalías tan especiales que se dieron en la década de los 90. Anomalía porque fueron fichados por una potente multinacional como es Geffen Records y especiales, por la personalidad de su música. Una mezcla de punk, gótico, glam o grunge, de la cual facturaron el LP “The Nymphs” (1991) y el EP  póstumo “A Practical Guide to Astral Projection” (1992). Su cantante y cabeza visible fue Inger Lorre, cuyo temperamento trascendió cuando orinó encima de la mesa del ejecutivo discográfico de Geffen Records. A pesar de estar en un gran sello y relacionarse con artistas de prestigio como Iggy Pop que cantó en “Supersonic” de su álbum debut o Jeff Buckley, que era muy amigo de Lorre y con el que también colaboró, la carrera del grupo fue breve. Desde finales de los 80 hasta la ruptura en 1992, poco después de que tras una discusión Inger se negase a cantar en un bolo en el que eran teloneros de Peter Murphy.

Después de la disolución Inger Lorre comenzó una carrera en solitario, editando un par de referencias. Por otra parte, el batería Alex Kirst entró a formar parte de la banda de Iggy Pop. Muriendo a los 47 años de edad en un accidente de tráfico en 2011.


The Nymphs pasó a la posteridad cómo uno de esos clásicos grupos de culto. Reverenciados por una minoría, conocidos y respetados por otra minoría y fuera del radio de acción del gran público. Sin embargo en este 2016, Inger Lorre anunció que iban a realizar un concierto secreto de reunión en el Viper Room de Los Angeles. El concierto se realizó el pasado 27 de Mayo. Las reacciones de los asistentes han sido muy efusivas según se puede leer en diversas redes sociales. Asimismo los promotores y demás gente de la industria no han perdido comba y según palabras de la propia Lorre, ha recibido cientos de propuestas para tocar. Tanto en Estados Unidos como Europa, España incluida. De momento no hay más movimientos, pero según se deduce, podríamos estar ante un retorno en toda regla.
Bienvenidos a los 90.

The Nymphs, 2016


Repertorio interpretado el pasado 27 de Mayo